La era del Buenismo y la Susceptibilidad excesiva.

Esta es en la época en la que estamos.Absolutamente todo es hiriente y causa estragos en la integridad de todos.Aunque obviamente siempre se debe enarbolar la bandera de la tolerancia,lo que hoy día es se experimenta es simple y puro victimismo.

Un comportamiento más cercano a lo pueril y que destila banalidad es lo que se puede apreciar en esta sociedad.Sin ir más lejos,cualquier comentario sobre algún colectivo no puede ser aceptado,ni como broma,ni como apunte ni como matiz.Un ejemplo de lo más simplista pero definitorio es cuando se elaboran listas de los ”futbolistas más atractivos o más guapos”(dicha lista obviamente proviene del sector femenino mayormente) la única contra-respuesta que se vierte es ”Mejor será centrarnos en cómo se juega y no en tonterías”.

Sin embargo,cuando se hace a la inversa al estilo ”Tenistas con mejores curvas”,saltan las alarmas y el sector femenino no puede zanjar el tema simplemente con un ”Que estupidez,fijémonos en cómo juegan y ya” sino que por el contrario idean una paranoia victimista con la que copan todos los espacios de comunicación de la sociedad.

Por susceptibilidad,hasta ni se puede realizar una celebración provocativa en el fútbol porque ya puede causarle a la afición un trauma de por vida.No se puede decirle a alguien que es un estafador impresentable si se lo merece,porque ya incurrirías en un delito de injurias.Una masiva consparanoia es la que sufrimos hoy en día.Buenismo,extremada corrección política,hipocresía y cinismo.

Entramos en una época mediocre en la que no se va a poder hablar absolutamente de nada,coartando la espontaneidad y la capacidad de sinceridad y honestidad.Si hay que rectificar,se hace.Pero no porque te lo hayan impuesto,sino porque realmente lo sientes.

Sin duda,vamos hacia una involución en todos los sentidos pero quizás algunos nos mantenemos fieles a nosotros mismos y no caemos en trampas de la progresía más incongruente.

Anuncios

15 pensamientos en “La era del Buenismo y la Susceptibilidad excesiva.

  1. Estoy de acuerdo con lo que dices, pero no dejo de pensar que una cierta correción política es necesaria para una convivencia pacífica. Si todos nos escudamos en la honestidad y sinceridad cuando emitimos un juicio, los demás harán lo mismo con nosotros, y hay riesgo de que se deriven conflictos de ello.

    Me gusta

      • Sí, todo en su justa medida, no cabe duda… aun así pienso que es necesaria para facilitar las relaciones humanas. Un poquito de delicadeza siempre nos gusta; la verdad, un poco dulcificada, siempre es más fácil digerirla. Somos humanos, y tenemos emociones violentas; conviene apaciguarlas un poco en mi opinión.

        Le gusta a 1 persona

    • El conflicto es una dimensión de la vida, y una forma de crecimiento. Una sociedad que evita el conflicto, así como una relación de cualquier tipo, está avocada al desastre.

      Leí una vez: “la sinceridad tiene en cuenta cómo le va a sentar al otro”. A pesar de eso no podemos coartar nuestra expresión por temor constante a ofender a la gente. Es un equilibrio entre el respeto al otro y a uno mismo.

      Le gusta a 3 personas

      • Tienes razón en que el conflicto es una forma de crecimiento, sin ninguna duda.
        Pero en mi opinión no se trata de evitar el conflicto, de hacerlo desaparecer, sino de controlarlo. Un poco de corrección política puede mantener calmadas a las “bestias”.

        Le gusta a 1 persona

  2. Me has recordado a un comediante afroamericano (no me acuerdo de su nombre) que dice que ya no va a las universidades americanas a hacer sus monólogos, porque diga lo que diga salta alguien y lo tacha de intolerante… O sea, prohibidos todos los chistes que tengan que ver con raza, religión, sexualidad, política y/o historia.
    No sé si es buenismo, o la cosa de sentirse políticamente correcto en todos los aspectos. Pero en fin, así está la cosa.

    Me gusta

  3. Es cierto que cada vez estamos en una sociedad con la piel más fina. Hay que respetar a la gente, pero lo cortés no quita lo valiente. Y en ocasiones la forma que corresponde a lo que queremos transmitir está revestida de contundencia, por coherencia con la intensidad de nuestra emoción.

    Por otra parte estás criticando el doble rasero, que actualmente se manifiesta con particular intensidad en las cuestiones de género. El test sencillo es imaginar la situación con los roles cambiados y pensar qué pasaría. Es irónico que algunas “feministas” radicales (para mi van más en contra de la igualdad que a favor) reclaman una vigilancia extrema del lenguaje en relación a la mujer, pero cuando se dan casos en sentido opuesto no se pronuncian, o son incluso las que cometen más atropellos en esta línea.

    Otra cuestión son los límites del humor y la ofensa. El humor y el humor negro en particular tiene un componente de transgresión (“a ver quién la dice más gorda”) y muy a menudo también un componente de denuncia de una situación. La ofensa puede estar en los oídos del que escucha, la intención del que expresa es muy importante. Hay que ser consciente del contexto en el que se expresa algo, pero no tener que estar continuamente pensando “a quién voy a ofender”.

    Al final como has dicho es cuestión de saber rectificar y de tomarnos las cosas menos en serio colectivamente. Los cirujanos hacen chistes sobre la muerte, los bomberos hacen chistes sobre la muerte, los enfermos que son capaces de reirse de su propia condición mejoran más deprisa, los crónicos que lo hacen pueden vivir con mayor bienestar…

    El humor es una forma de relación y de gestión de las emociones indispensable para las personas. Una sociedad excesivamente seria priva a sus individuos de una herramienta muy importante.

    Le gusta a 1 persona

    • Muy cierto.Y los mayores atropellos se cometen por arte de esas feministas que hablas.Hay páginas webs llamadas por ejemplo AdoptaUnTío y jamás una feminista ha salido a reivindicar que eso es sexista.Es Discriminación Positiva.El Feminismo está hecho para dividir y confrontar a la población.Aquí siempre se ha dicho y argumentado.¡Gracias por tu comentario!

      Me gusta

  4. Totalmente de acuerdo. Estamos todos super dispuestísimos a sentirnos ofendidos. Ya hasta que hay que cuidar el humor y los comentarios o reflexiones personales, porque se te echa encima un colectivo en menos que canta un gallo.
    Esto siempre ha sido así, (no hay más que recordar algunas de las desternillantes escenas de “La Vida de Brian” parodiando este tema), pero hoy en día, con la proyección que dan las redes sociales a los pensamientos, la cosa está que da susto.

    Le gusta a 1 persona

  5. Es cierto que hoy en día todo hay que cogerlo por pinzas porque en cuanto alguien dice algo fuera de lo políticamente correcto todo el mundo se echa las manos a la cabeza. Lo que no ha habido hasta ahora y no se si te has dado cuenta es que hoy en día todo hay que cuidarlo más no porque seamos más sensibles sino porque en cuanto digas algo fuera de lo políticamente correcto puede tener una difusión mediática sin precedentes y tu imagen personal se puede ir al traste. Por eso es que se ve cada rato alguien pidiendo disculpas por decir “a” o por “b” porque no se dan cuenta de las dimensiones estratosféricas a los que puede llegar la repercusión mediática que puede tener.
    A parte de eso, creo que la manera de decir las cosas siempre ha sido un punto fuerte a la hora de establecer relaciones, ya que si consigues decir las cosas sin que otra persona se siente herida u ofendida es genial. No en el sentido de estar pensando todo el rato cuales serían las palabras o los términos claves pero sí siendo educado y agradable, que sin ellos ni evolución, ni convivencia ni nada de nada.
    En cuanto a algún comentario que he leído por ahí arriba de las feministas y adoptauntío, creo que hay que hacer una diferencia entre las feministas y las hembristas (aclaremos términos).

    Le gusta a 1 persona

  6. Me parece que el humor es fundamental, del color que sea. El problema es cuando se dirige contra los débiles -contra la debilidad en general- porque en una sociedad acomplejada nadie quiere ser la última y siempre está bien saber que otras pueden convertirse en objeto de burla. Por eso se arremete contra quien sea y de la forma que sea, para qué cuidar las formas, sobre todo si ya tienen un estigma o son conocidos exclusivamente a través de estereotipos; a fin de cuentas, es mejor hacer críticas fáciles al feminismo, a menudo confundiéndolo con hembrismo, que reconocer sus imperfecciones teóricas y a menudo prácticas para tratar de aportar soluciones constructivas que contribuyan a mejorarlo en aras de una igualdad más efectiva entre las personas.
    Y esto no quita para que los gordos sean gordos, los locos, locos y las pedantes no puedan eludir su pedantería. El problema no está en el significado, sino en el sentido. Cuando cargamos peyorativamente una palabra con nuestras frustraciones, nuestro rechazo social y nuestra mala leche. Entonces es cuando con toda sinceridad ponemos el dedo en la llaga y retorcemos para hacer daño. Nuestros actos, incluso los actos de habla cuando se ejecutan en público, están revestidos de política -aunque no sean política, lo que sería otro asunto delicado a tratar-, y en ese contexto, pienso que sí debemos ser sinceras, primero con nosotras mismas, pensando por qué utilizamos un determinado léxico y no otro, por qué calificamos de una manera y no de otra, si esa “espontaneidad” no es en el fondo un automatismo pauloviano adquirido paso a paso en nuestra sociedad hipócrita que se niega a ver los verdaderos conflictos, y se queda en la superficie porque enfrentarlos nos revelaría una realidad en la que a menudo no estamos en el lado que nos gustaría.

    Me gusta

  7. “La vida es eso que transcurre mientras buscas palabras políticamente correctas para decir lo que antes te salía del alma”.
    El ñoñismo actual es un mecanismo para encuadernarnos en tomos fácilmente manejables, que a su vez nos “ofrece” en apariencia, la posibilidad de no tener que defender con puños y dientes lo que has dicho y arreglarlo con una simple matización.
    Esta vaina -digna de los viejos alguaciles de la Inquisición- la inventó algún moderno abogado de New York, ávido de llevar demandas por lo civil. Ahora hay exceso de potros, mazmorras y de hogueras.

    Me gusta

  8. ‘Entramos en una época mediocre en la que no se va a poder hablar absolutamente de nada,coartando la espontaneidad y la capacidad de sinceridad y honestidad’ Es cierto, vivimos una era de susceptibilidad.

    A mí me hace pensar en el niño que se coge una rabieta en el supermercado y cuidadín que a la madre (o al padre) se le ocurra darle un ‘cachete’, que le tachan de maltratador y lo mismo lo denuncian. Mejor dejamos que el niño se coja la rabieta y nos reímos de lo gracioso que es… Estupendo. Cualquier cosa siempre podemos llevarlo al psicólogo…

    Hoy en día nos hemos ido a los extremos, es cierto, todo el mundo está nervioso.

    Por otra parte, es verdad que las famosas listas de los hombres más guapos y demás, suelen estar elaboradas por el género femenino, pero éste tipo de mujeres que elaboran estas listas no son las mismas que critican estas listas, también mujeres.

    Con respecto a que los gordos son gordos por ejemplo, está claro, igual que los negros son negros y los blancos son blancos, pienso que la clave está en la forma en la que uno se expresa. El tono marca la diferencia. No es lo mismo decir: El negro (o el gordo) en tono despectivo, que decirlo en un tono natural libre de prejuicio. Por lo tanto, sí estamos o deberíamos estar a la altura de expresarnos con una cortesía basada en el respeto y el amor.

    Saludos 🙂

    Le gusta a 1 persona

    • Sin duda,la verdad que la hiper sensibilidad es una de las armas de los de arriba para controlar también a la gente porque hacen retener al otro en una jaula virtual cuando quiere expresar lo que piensa sobre un tema que los otros consideran “extremadamente delicado”.Bueno…prácticamente hoy son todos “extremadamente delicados”.Yo por ejemplo no puedo criticar el comportamiento de una mujer o de una persona homosexual.Imposible…me contarían la cabeza.Estos colectivos,si seguimos así,un dia serán impunes para hacer lo que quieran.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s