¿Dónde encontrar la Felicidad?

Es la pregunta de nuestras vidas.Lo cierto es que no es tan difícil responderla si nos planteamos exactamente qué es lo que no queremos para nosotros.

Lo primero es interiorizar que si estamos pasando apuros económicos,hay que recurrir a lo que se pueda para salvar ese percance pero con la condición de que nunca se puede permitir que ese hábito se convierta en rutina,sino contemplarlo como un recurso transitorio para salir del mal trago y luego reinventarnos.

La primera regla para tener dicha Felicidad es sentirse liberado y a gusto con uno mismo,y sobre todo despojarse de obligaciones que son las que realmente nos coartan las ganas de vivir y sobre todo la posibilidad de tener una amplitud de libre albedrío.

El tiempo consumido para atender a tantas obligaciones puede ser invertido para conocernos a nosotros mismos,para dedicárnoslo a lo que nos apasiona,sin embargo,arrastrados muchas veces por convencionalismos sociales nos vemos atados a una serie de cuestiones banales para la existencia humana,que más allá de proporcionarnos libertad,lo que hace es constreñirnos aun más.

Por lo que si quieres nadar,nada.Si quieres pedalear por la montaña en bicicleta,hazlo.Si quieres hacer senderismo,hazlo.Si quieres viajar,hazlo.No hay que posponer nada para otro día porque el futuro nunca llegará.

En este sistema jerarquizado y clasista prima la esclavización del individuo por encima de cualquier otro valor moral.En la Pirámide que categoriza los distintos estratos sociales,los seres humanos comunes,de clase media trabajadora,están en el escalafón más bajo.

Por tanto,no hay que cambiar el sistema puesto que esta consigna se ha empoderado durante muchos años pero lo cierto es que nunca se ha cumplido.No se ha cumplido porque la gente más que poder,no quiere despertar y lo más sensato es cambiarse a uno mismo,crearse una propia burbuja y llenarse de las obligaciones justas para subsistir como humano,para posteriormente tener el tiempo suficiente para conocerse y disfrutar de las pasiones que nos hace sentir a cada uno de nosotros realizados.

Solo de esta manera se puede conseguir no la Felicidad prolongada y fija en sí misma porque no existe,pero sí muchos momentos y situaciones felices que nos darán un plus de energía para sortear cualquier obstáculo por mayor que sea con la más clara solvencia.