Inquietudes

Me gusta la gente pero no en el sentido que probablemente la mayoría piense.

No quiero a la gente a mi alrededor para chismorrear sobre que nuevo novio o novia se han echado,ni para saber qué tipo de fiesta se avecina ni muchos menos para comentar un odioso debate político o banal programa de televisión de entretenimiento intrascendente.

Me gusta la gente porque quiero conocerlos de verdad,quiero conocer lo que sus corazones pueden brindarme,lo que su alma puede expresarme.

Conocer cual es la historia de Amor que más les ha conmovido o la pasión a la que próximamente se aventurarán.

Anécdotas distintivas e incomparables que cada uno de nosotros podría experimentar son exactamente las cosas que a mi me suscitan excitación.

Y tras conocer profundamente a la persona,poder sacar lo mejor de ella aconsejándole desde una perspectiva moral y humana para hacerle ver que lo ideal es seguir los principios de uno mismo.

Aunque la era de la Modernidad en la que estamos,no es tanto así;pues la involución y la deshumanización que llevamos sufriendo hace décadas se pone de manifiesto cuando cada vez más vamos perdiendo el contacto,la comunicación y el diálogo con nuestros seres queridos,con nuestros allegados que tanto nos pueden aconsejar y lo más peligroso,con nosotros mismos.

Me gusta la gente,pero es una pena que la mayoría no tenga la misma visión de interrelación que yo.

Anuncios